Marketing digital: Saber gestionar nuestra imagen en Internet

Post 113 of 186

Actualmente casi el 100% de los clientes que acuden o visitan una determinada marca o empresa lo hacen a través de Internet, normalmente dirigidos a través de una estrategia de marketing digital. Por este motivo las empresas deben tener en cuenta cuál es su imagen en este medio tan amplio y gestionar todos los mecanismos necesarios para dar una imagen profesional e impecable que les proporcione una buena reputación y poder obtener así nuevos clientes a la vez que fidelizar a los ya existentes.

reputacionLo principal para tener una buena imagen de nuestra empresa en Internet es tener satisfechos a los clientes, lo cual se consigue proporcionándole toda la información que éste pueda necesitar y adaptándose a sus preferencias.  Del mismo modo hay que tener controladas todas las entradas que puedan aparecer relacionadas con nuestro nombre y saber gestionarlas, eliminando aquellas que puedan dañar la imagen de nuestra empresa y potenciando aquellas que la favorecen.

Una vez realizado lo anterior, lo que resulta fundamental para obtener una buena reputación, lo cual se traduce en un mayor tráfico de usuarios, es realizar marketing de contenidos. Día tras día se crean infinidad de entradas en Internet que generan contenido muy diverso y variado. Es importante que nuestra empresa se implique también en crear todo el contenido que pueda y en el mayor número de formatos posible. No obstante es importante tener en cuenta que no vale cualquier tipo de contenido y que si éste no es adecuado o de calidad nuestra reputación puede verse afectada, lo que va en contra de nuestros objetivos.

Lo mismo ocurre con las redes sociales, las cuales son un arma de doble filo. Se trata de un medio capaz de movilizar a millones de usuarios, pero una mala gestión de éstas puede influir negativamente a la imagen que se da de nuestra empresa. Por ello es importante controlar el contenido que se cuelga o se comparte en nuestras redes sociales y ver si es perjudicial o beneficioso.

Finalmente es importante monitorizar los resultados y ver si realmente se cumplen nuestros objetivos. El hecho de llevar un control de esto permite conocer los errores que se van cometiendo y poder ponerles solución.

Este artículo ha sido escrito por comunicacio

Menu